Google

domingo, 6 de abril de 2008

MAITE PUENTE _ Los paisajes de Delibes

.

.
La joven creadora cántabra Maite Puente exhibe en el CNF de Torrelavega su itinerario fotográfico a través del universo del narrador
.
La artista cántabra Maite Puente Pinto (Torrelavega, 1982) expone desde este pasado jueves 3 de abril 'Los paisajes de Delibes', un itinerario iconográfico interpretativo, a modo de lectura de la obra del narrador castellano, Premio Cervantes. El Centro Nacional de Fotografía Manuel Rotella de Torrrelavega acoge así las imágenes de esta joven artista, una ferviente lectora de la bibliografía de Miguel Delibes. Su mirada atraviesa un trabajo fotográfico muy sólido, vertebrado por la observación de las constantes narrativas de la obra del escritor vallisoletano.
.
Maite reconoce ser una ferviente lectora de la bibliografía de Miguel Delibes. Las estanterías de su casa siempre han estado repletas de libros, y entre ellos, los textos del autor vallisoletano ocupan un lugar privilegiado en la biblioteca familiar. Salvo los libros de caza y pesca, esta joven fotógrafa ha leído más de 20 libros escritos por Delibes.
.
No es esta la primera vez además que la joven artista torrelaveguense une su proceso creativo a la obra del prestigioso escritor. El universo narrativo de Delibes ya alimentó la creación fotográfica de Maite Puente el pasado año cuando sus obras formaron parte, con especial y celebrado protagonismo, del Congreso Internacional sobre el escritor, que se celebró en Valladolid.
...Un buen día, tras un viaje por Castilla y León, le surgió la idea de unir su pasión por los escritos del autor con su profesión, la fotografía. Esta devoción se plasmó ya en 2007 en esa muestra 'Un hombre, un paisaje' que visualiza la obra del narrador. "Durante unos díascuenta Maite - que estuve de vacaciones, cargué con todo el equipo y realicé un reportaje fotográfico sobre los libros de Delibes, los pasajes que más me habían influido y marcado, las frases típicas que se suelen subrayar en los libros». Las instantáneas, tomadas en las provincias de León, Palencia y Burgos evocan y recuerdan momentos de libros como 'Las ratas', 'El camino', o 'Los santos inocentes'..."

.
...hija del pintor cántabro y director de la Sala Robayera, Juan Manuel Puente - del que ya habíamos hablado con anterioridad en ceroarquitectura (aquí) a raíz de la exposición de Chema Madoz “EL MUNDO DE LAS DIEZ MIL COSAS” en la mencionada galería - en su deliberado ejercicio de consciencia creadora, Maite Puente no escatima ningún episodio o circunstancia que ayuden a resaltar el referente descriptivo del escritor vallisoletano. Se ha destacado cómo sus miradas reflejan con detalle y precisión la trama escénica de paisaje, su gravedad concisa y somera, capturada en el gesto, en el instante intemporal, de «una intervención capaz de reflejar con total exactitud el entorno costumbrista del campo castellano». Las fotografías incorporan los temas más queridos de Miguel Delibes y constituyen un recorrido entre fascinado y sintético por su obra densa y reconocida.
.
Maite refleja en esta exposición, con detalle y precisión, la trama escénica de paisaje, su gravedad concisa y somera, capturada en el gesto, en el instante intemporal, de una intervención capaz de reflejar con total exactitud el entorno costumbrista del campo castellano. Las fotografías están realizadas con la minuciosidad del orfebre y se articulan en un conjunto de signos que determinan con claridad la literatura de Miguel Delibes; su escueta adjetivación, su lacónica prosa pormenorizada en los accidentes del medio y la reflexión de la dura experiencia del paisanaje.
…por aquí…
.

.
«En ocasiones era yo la que buscaba la foto, lo preparaba, pero otras veces -muchas- era el propio momento el que me recordaba un texto de él y enseguida lo retrate. Hubo varias fotos en que fue la naturaleza o la casualidad la que se mostró ante mi objetivo»
.
…explica el poeta Carlos Alcorta como las fotografías de Maite Puente no buscan el momento perfecto, sino construir en la propia fotografía la perfección de lo momentáneo. Salva el obturador la contingencia de lo inmediato sin esfuerzo, porque no hay intención de halagar al espectador, sino la identificación serena de, con un modo particular de relacionarse con sus semejantes y con la naturaleza, adentrarse en el ritmo que ésta impone sin violencia, de escuchar sus latidos fraguándose en su propia conciencia. El tiempo carece aquí de color, tan sólo una pronunciada gama de grises penetra en la retina, quizá por eso seduce aún más la belleza callada de la luz sin nombre, la tensión emocional a la que el silencio, tan íntimamente relacionado con esas tonalidades, nos somete. Sólo reconociendo la validez de esta impresión somos capaces de percibir la esencia de la representación, tanto en su voluntad afirmativa como en aquello que la misma imagen relega a la confusión de lo accesorio. Surge de este propósito la fractura entre la palabra y la imagen, entre la sugerencia y lo evidente, entre la sintaxis y el argumento.
...con su idea de la fotografía como proceso conceptual, Maite Puente nos acerca al mundo de Miguel Delibes mediante una serie de imágenes autónomas, pero no exentas, para quien frecuente la obra del escritor, de una concatenación, de una holgada ligazón que busca referentes a la escritura, que toma como base fundamental la geografía castellana y sus habitantes, que maneja esa manifiesta empatía con la pulcritud y la ternura que le proporciona el conocimiento minucioso de los resortes sentimentales intercalados en cada párrafo. Esos paisajes desnudos, vacíos, donde la posición del sol delimita sombras estáticas, mudas, sin dirección, que conducen desde la humildad de lo cotidiano a la exaltación de lo insólito, formando ambas parte indisoluble en el proceso de indagación sobre la verdad o la apariencia de la verdad. A los ojos de quien los contempla, en tal despojamiento parecen guarecerse los enigmas de la existencia. Fiel al ascetismo de la mirada, la lente absorbe la fragilidad y la transparencia de esa luz que crea la realidad misma, tan igual y tan distinta a la que el otro percibe, porque “observar es, como aseguraba Valery, en su mayor parte, imaginar lo que se esperaba ver”.
.
…de momento, algunas imágenes y parte de las geniales citas de Delibes que las acompañan y constituyen una joya literaria…
.
…también puedes completar la información en la prensa regional, aquí y aquí
.

.

.
La imagen no pretende sustituir al lenguaje, conoce sus límites y por eso actúa como complemento, como añadido de la narración, la determina, sirve de hilo conductor de un discurso que sabemos fragmentario, pero que a la vez intuimos como paradigma de un modo de entender la vida, porque esas pequeñas porciones de realidad que se nos muestran congelan el instante, lo suspenden para revelarlo, en su inmovilidad, eterno.
...contemplamos estas escenas de solitarios campos de cebada, de casas desconchadas, de muros descoloridos, en carne viva, de disimulados desniveles alfombrados por tallos menudos, de gentes anónimas bajo el toldo común de un cielo laminado por la orquesta fugaz de las nubes con cierta dosis de fatalismo y melancolía, que se describen a la perfección en las frases de Delibes...
.
/Don José, el cura, dijo entonces que cada cual tenía un camino marcado en la vida y que se podía renegar de ese camino por ambición y sensualidad, y que un mendigo podía ser más rico que un millonario en su palacio, cargado de mármoles y criados./
(El camino)
_
/Germán, el Tiñoso, distinguía como nadie a las aves por la violencia o los espasmos del vuelo o por la manera de gorjear; adivinaba sus instintos; conocía, con detalle, sus costumbres; presentía la influencia de los cambios atmosféricos en ellas y se diría que, de haberlo deseado, hubiera aprendido a volar./
(El camino)
_
/El páramo es una inmensidad desolada, y el día que en el cielo hay nubes, la tierra parece el cielo y el cielo la tierra, tan desamueblado e inhóspito es./
(Viejas historias de Castilla la vieja)
_
/Ser de pueblo era un don de Dios y ser de ciudad era un poco como ser inclusero…/
/…y con los años no restaba allí un solo testigo del nacimiento de uno, porque mientras el pueblo permanecía, la ciudad se desintegraba por aquello del progreso y las perspectivas del futuro./

(Viejas historias de Castilla la vieja)
_
/Atiende, jefe, las máquinas nos han acostumbrado a tener lo que queremos en el momento que queremos. Los hombres ya no sabemos aguardar./
(Viejas historias de Castilla la vieja)
_
/Un día se le ocurrió que los viejos se ponen al sol porque ya llevan el frío de la muerte dentro./
(La hoja roja)
_
/Por mayor, bajamos todos a Refico en carros o en borricos, donde se tercie. Y a la puerta de la iglesia se subastan los roscos y los mojicones. Y lo que se saca para la Virgen./ /-De regreso de una de estas romerías./ /Yo la aupé a ella al borrico y le dije: . Y ya se sabía, que así era costumbre, si ella subía era que si, y si ella no subía era que no. Pero ella subió y para diciembre nos casamos./
(El disputado voto del señor Cayo)
.
...resulta inquietante y atractivo a la vez observar como tanto en las fotografías como en la selección de frases se destaca el caracter atemporal de los paisajes y las personas que los constituyen, apreciando la quietud, no sólo en el tiempo, sino tambien en sus pueblos, sus costumbres y su forma de vida, que permanecerán inalterables y así se extinguirán..., quien sabe cuando...
.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cierto funcionario que yo me se habrá visto aliviada su jornada con el retorno al tajo del pequeño blogger. Pablín, coño, fínge al menos que trabajas.