Google

lunes, 19 de mayo de 2008

VIAJE AL BOSQUE DE LA NOCHE

.


.
“…me gustan las fotos cuando duelen…” (Alberto García Alix)
.

Alberto García Alix (León, 1956), el llamado poeta callejero de la fotografía española de las últimas décadas, ha sido elegido para exponer sus obras en la Sala Robayera en Miengo (Cantabria), con motivo del 20 aniversario del centro.
.
Destacar, previamente, como un nuevo espacio expositivo en Cudón se incorporará este año al veterano proyecto Robayera, la galería municipal de Miengo, que inició este pasado 26 de abril la nueva temporada con la mencionada exposición de Alberto García-Alix. El traslado de sede mejorará notablemente la capacidad de los proyectos expositivos, una vez que la nueva sala, que supera los 140 metros cuadrados, constará en un mismo espacio, dividido en dos estancias, con dependencias para almacén, servicios y oficina. Además, el nuevo ámbito expositivo, en las antiguas escuelas de Cudón, posee unas características estéticas especiales que dan a la mencionada superficie un aspecto bucólico de viejo museo.
Las antiguas escuelas de Cupón acogerán así, desde esta temporada, la trayectoria de esta sala, que incorpora este nuevo espacio más amplio y funcional que su original ubicación en las dependencias del Ayuntamiento con objeto de potenciar su labor y propuesta expositiva. No obstante, los gestores del proyecto Robayera consideran que esta mejorada sede es absolutamente provisional por cuanto el objetivo sigue siendo la construcción del centro de arte o espacio cultural polivalente que permitirá albergar la Colección de arte de Robayera, integrada por más de un centenar de obras y piezas de arte contemporáneo. La sala deja así su antigua ubicación, por la que han desfilado algunos de los artistas más importantes del arte español contemporáneo (ya tuvimos el gusto y el honor de escuchar y aprender de Chema Madoz, entre otros…), y se traslada al barrio El Castro, junto a la recta de la carretera 232 que conduce a Torrelavega. Esta sede para exposiciones permite a los responsables de la sala, bajo la dirección de Juan Manuel Puente, mayor autonomía de espacio y funcionalidad, y un entorno que ofrece además una amplia zona de aparcamiento.
En esta primera fase, Robayera albergará las seis exposiciones programadas para la presente temporada y tras ellas los gestores municipales pretenden adecentar como área ajardinada las zonas que limitan con el edificio para futuros actos. La nueva sala, que posee una cubierta con vigas de madera y una altura que supera los tres metros, acoge, así pues, esta nueva etapa a la espera de consolidar proyectos ambiciosos varias veces aplazados.El programa de la galería municipal de Miengo arrancó hace veinte años con una perspectiva local, pero se adentró en los noventa dando cabida a exposiciones sucesivas de artistas nacionales y lenguajes diversos. Los propios creadores han elogiado a menudo un proyecto marcado por la descentralización cultural y la actividad ajena a la grandilocuencia y el espectáculo.
.

.
...imágenes de la nueva sede de la Sala Robayera y de Alberto García Alix, así como su autorretrato 'mi lado femenino', que se puede apreciar estos días en Cudón...
.
...el que en 1999 fue el Premio Nacional de Fotografía, y que ya habíamos ‘descubierto’ con anterioridad en ceroarquitectura, con nuestro viaje y repaso por FOCONORTE’08, pone al abasto de las miradas de todo aquél que se acerque hasta Miengo algunos de sus trabajos durante la próxima primavera hasta la llegada del otoño de 2008.
.
Alberto García Alix es uno de los artistas más consagrados dentro del mundo de la fotografía española. Sus retratos, siempre cercanos a la realidad, han querido mostrar a los ojos del espectador las vidas ajenas de gente normal, de la calle: artistas, bohemios, amigos, familiares, drogodependientes, alcohólicos y otros personajes marginales. Con ello, García Alix, quiere relatar la historia de la gente que vive en la misma época que él, pero en circunstancias distintas aunque, a menudo, paralelas a la suya. Se convierte así en un cronista de esos hechos, tópicos, usos, costumbres y verdades de su tiempo.
Sus retratos se caracterizan por superar la barrera del desnudo artístico y llegar al erotismo, rozando, aunque sin alcanzar plenamente, los límites de la pornografía. García Alix sabe cómo mostrar el lado más natural y cotidiano de los personajes que retrata, porque no los destaca como meros sujetos subyugados al placer carnal. Nos da detalles sobre sus rasgos más personales, y, aunque se adentre en su mayor intimidad nunca vulnera el respeto hacia éstos. Éste tipo de obras sintetizan la metáfora de lo indeseado, lo que muchas veces se prefiere ignorar y apartar de la vida: el oficio sucio, la prostitución. Y en reiteradas ocasiones ha llegado a perturbar al espectador que no queda impasible ante tal mirada transparente hacia una realidad presente en la sociedad, que muchos prefieren mantener oculta.
También recurre al autorretrato en muchas de sus fotografías. Forofo declarado de las motos, de los tatuajes, del alcohol, de las drogas, de la historia y de las mujeres, aparece como un personaje más dentro de su obra. Con las mismas inquietudes, debilidades, fortalezas de cualquier mortal que ha vivido durante los años que pertenecen a su generación. Es para muchos el estandarte de la conocida movida madrileña, aunque según él nunca fotografió la movida porque la vivió y sólo se limitó a narrar lo que para él era “mi pequeño mundo”. Porque para García Alix “las fotos son los ojos del narrador de un cuento”.

.

.
...distintas imágenes, el día de la inauguración, de la muestra del genial fotógrafo leonés, madrileño de adopción...
.
Bajo el sugerente título 'Viaje al bosque de la noche', el artista Alberto García-Alix se suma así a la extensa nómina de los diversos movimientos y lenguajes de la plástica española que ha pasado por Robayera, de Chillida a Tàpies, Juan Muñoz, Chema Madoz o Broto.
García-Alix, actualmente inmerso en proyectos paralelos en China y diversos países europeos, mientras ultima una muestra destinada al Museo Reina Sofía, presenta en Miengo más de una veintena de obras representativas de sus series y miradas más recurrentes.
Cronista y retratista de la movida, se inició en la fotografía en 1976 utilizando la cámara como instrumento para perpetuar las emociones o, simplemente, las situaciones. Sacaba fotos a sus amigos, a la gente que le rodeaba, gritando cualquier cosa en la calle para captar la imagen de los peatones que se volvían sorprendidos. Calle y gente son el motor de su arte.
A través de sus celebrados retratos en blanco y negro, y series dedicadas a las motos, los presos, las estrellas del porno, o los tatuajes, García-Alix ha construido una de las iconografías más reconocidas de la fotografía contemporánea española. Protagonista destacado de la movida madrileña, sus miradas han sido un testimonio vivo de artistas, escenarios urbanos y del universo de la noche y sus criaturas. A veces ha confesado que «lo más importante es la vida, yo casi siempre retrato el mundo que me rodea. A la hora de la verdad, lo único que importa es la intuición, los discursos lúcidos están mediatizados, pero lo apasionante es vivir, el espectáculo». A su juicio, la fotografía «es pasado, memoria congelada de cómo era la gente, y todos los retratos son autorretratos porque reflejan la mirada del que los hace». Considerado el fotógrafo de una generación, un cronista visual de su propia vida, García-Alix exhibirá hasta el 24 de mayo en Robayera un selecto itinerario por algunas de sus fotografías de finales de los años setenta hasta creaciones de series recientes, fechadas en 2002 y 2003. En una primera etapa el destino de su mirada fotográfica fue su entorno vital y generacional; comenzó a educar su ojo y fue aprendiendo a sentir lo que miraba.
.

.
...'Isa es así' (1999), 'La esclava' (1998), y 'El dolor de Elena Mar' (1992), como algunos de los ejemplos de las obras expuestas en Robayera...
.
En la primera publicación de 2008, editada por Robayera con motivo de esta muestra, Juan Gallego refiere cómo «con sombras robadas, García Alix destila la luz que transmuta la materia en imágenes tangibles, inmortaliza a los escurridizos habitantes de la noche y, por extensión, el territorio por el que deambulan a la deriva».
.
‘En el bosque de la noche, que sea de día no implica que haya luz’. Muerte y putrefacción son rutinas en ese territorio en el que lo diáfano es siempre una excepción. Gracias a los detritus, el ciclo de destrucción-creación-destrucción inyecta vida al ritual alquímico del que se nutren tanto la naturaleza como el arte. En ese bosque simbólico se ubica, explica Juan Gallego, la obra de Alberto García Alix...
...la noche es la única revolución posible...
Con sombras robadas, García Alix inmortaliza a los escurridizos habitantes de la noche y, por extensión, el territorio por el que deambulan a la deriva: una mise en scène amueblada con caos, fatalidad y desmesura. El bosque es la alternativa elegida para huir del desierto de la vida, donde los equivalentes de la presión o la disciplina son la pasión y la intensidad, quizá los conceptos que mejor definen la trayectoria artística de este prestigioso fotógrafo leonés...
.
Sorprende pensar que alguien a quien el trabajo atormenta hasta extremos inconcebibles sea, al mismo tiempo, el autor de una obra tan extensa y coherente. Al “cantor de las locas voluptuosidades del opio” no se le puede acusar de estéril. Cada disparo de cámara ha sido ejecutado en ese heroico momento de sufrimiento creativo que le hermana con tantos geniales artistas, al menos con aquellos a quienes llamamos malditos. Pero tanto este apostolado del arte que inevitablemente practica, como el subsiguiente martirio, posibilitan que sus fotografías tengan una estructura como de hormigón armado, y que transmitan una abrumadora rotundidad forjada a base de sucesivas capas de emociones, decepciones y tentaciones cumplidas.
.

Con numerosos premios a sus espaldas, entre los que destacan el mencionado Premio Nacional de Fotografía 1999, o el más reciente Premio de Fotografía de la Comunidad de Madrid 2004, y con su obra expuesta en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la Colección Universidad Rey Juan Carlos I, el Museo Municipal de Madrid, la Nacional Funds of Photography de París, el Centro Gallego de Arte Contemporáneo de Santiago de Compostela o el nuevo MUSAC de León, Alberto García Alix nos ofrece en estas fotografías, en ese territorio de los accidentes, a los “descamisados de todos los vicios”: a las putas y a los sarasas, a los drogadictos y a los traficantes, a los apaches – poetas, artistas y demás maleantes – o a los enamoradas que pueblan ciudades…
.

.
...'Lo que dura un beso' (2001), 'Willy y Carlos en la puerta de La Bobia' (1979) y 'Mis padres' (1982), como ejemplos de esta atractiva muestra...
.
Vigilante de la noche, sé de lo que hablas. Retratas la vida cuando fotografías a los que coquetean con la muerte. “La hora de sentar cabeza no llegará jamás”…
.
VIAJE AL BOSQUE DE LA NOCHE
ALBERTO GARCÍA ALIX
SALA ROBAYERA
Hasta el sábado 24 de Mayo
Martes a sábado. De 19,00 a 21,00 horas. Domingo, de 12,00 a 14,00 horas
Antiguas Escuelas de Cudón. Barrio El Castro 36 - Cudón, Miengo.
Director: Juan Manuel Puente

.
...también puedes adquirir aquí algunos de sus originales, en photogalería
.
…que lo disfrutes…
.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Thank you por volver al tajo "bloggero" ( ya sé que el otro tajo es el que ta ha tendido ocupado ) y darnos estupendas raciones de lo que no se encuentra facilmente.Vive eternamente.

Un funcionario